Músicos, bandas bogotanas y pseudo-presidentes

Bandas bogotanas

Atreverse a hablar de los músicos y más de las bandas bogotanas en específico, es navegar por aguas de todo tipo de oleaje, características y movimientos. recuerdo que hace mas de 10 años cuando comencé mi vida artística y académica en Bogotá, se veía un futuro prometedor para las bandas que lograrían identificarse con algún grupo, parche o comunidad que requerían y pedían a gritos. De sus composiciones y temáticas, muchos melómanos, seguidores y fans lograrían hacer click con este tipo de bandas y los seguirían hasta lo mas escondido de los escenarios. Y así, de alguna manera lograrían alcanzar su fama…

La maldita costumbre.

Para las bandas bogotanas y sus músicos era ya de esperar que las que lograran llegar a tocar en los festivales al parque llegarían lejos… muy lejos. La maldita costumbre nace cuando, a estos músicos les proponían tocar gratis en bares de medio pelo, a sus costas del esfuerzo y de su dedicación. Algunos aceptaban y por alguna razón les parecía que si no tocaban allí, pues no tocaban en ningún lado. ya se veía que este tipo de explotación no tendría ningún modelo de negocios y fallaría en algún momento.

Eventos por doquier

Algunos organizadores y emprendedores se pusieron la mano en el «considere¨ y lograron sacar adelante no por muchos años eso si… concursos, festivales y toques en el que en una clase de economía solidaria lograba sacar en tarimas medianamente decentes a multiples bandas que en esa época como hoy seguían en busca de su golpe de suerte o mejor de sus 15 minutos de fama.

Festivaleen, festivaleen… ¿Pero dónde?

De forma incluyente los festivales no daban a basto con la cantidad de propuestas que recopilaban de bandas que como todas querían salir en una gran tarima, con grandes recursos y con lo mas importante, un futuro muy interesante, algunos de estas bandas musicales pasaban a estos festivales pero los otros se quedaban en el intento y ya sea por impaciencia o poca persistencia se quedaban en el camino.

La economia naranja no es de frutas…

Era cierto que la industria de la música ya era un gran incentivo para el gobierno pues este producía más que las exportaciones del cafe en el PIB… bueno siempre casi cualquier industria produce mas que el café en Colombia… Sin embrago resaltábamos la importancia de la economía naranja a pesar de sus duras pruebas a lo largo de todos estos años, era increíble hablar con los empresarios y emprendedores que conocían de esa industria, Claro… antes de que un pseudo-presidente la mencionará en un plan de gobierno muy sobrevalorado.

A lo largo de todos estos años he notado que no todo es malo, las grandes industrias de la cultura están en continua evolución las pequeñas y medianas empresas se proyectan en un panorama muy interesante para la economía, un viejo amigo me recordó que sin músicos aquellos que hacen buena música, nuestra vida seria un fracaso.

@Elrockabuelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*